Belleza. Existen factores importantes que no permiten su crecimiento, conózcalos para evitarlos. Hay muchos factores que influyen en el crecimiento de un cabello sano, que abarcan toda una serie de condicionamientos clínicos, emocionales y de estilo de vida, que pueden impedir que el cuerpo absorba correctamente los nutrientes esenciales que necesita para que el cabello crezca. La dermatóloga, Lidia Quinteros, señaló que una mala alimentación, los productos químicos y el estrés son algunos de los enemigos de un pelo saludable.

Dieta deficiente. Una dieta con un escaso aporte de proteínas suele ser la causa de la caída de cabello, sin embargo una dieta deficiente afecta al crecimiento de nuevo cabello, puesto que el folículo piloso (parte de la piel que da crecimiento al cabello) es un tejido secundario y, por lo tanto, uno de los últimos tejidos que recibe sustancias nutritivas. Las deficiencias a largo plazo pueden producir una caída prematura del cabello. «Las personas deben tener una dieta rica en proteínas, vitaminas y minerales, deberán consumir: carne, pollo, pescado, huevo, lácteos, cereales y verduras, puesto que ayudará para que el cabello crezca y se mantenga sano», resaltó la experta.

La edad. Entre los veinte y treinta años de edad, solemos tener 615 folículos capilares por centímetro cuadrado. Suelen disminuir a 485 al llegar a los cincuenta, y a 435 a los ochenta. Además de esto, el cabello se debilita, perdiendo volumen capilar e impidiendo su crecimiento.

El estrés. Es la causa principal de algunos de los problemas capilares. Cuando se está sometido a mucho estrés, la glándula suprarrenal funciona en exceso y produce más adrenalina de la necesaria, lo que, a su vez, genera un aumento de producción de testosterona y de dihidrotestosterona, que sin suficientes estrógenos para compensarlas pueden ser la causa de que el cabello no esté tan sano como debería. Para algunas personas, padecer estrés puede afectar gravemente al estado de su cabello, puesto que afecta al ciclo de crecimiento del cabello y sus consecuencias pueden producir aún un mayor grado de estrés en la persona que lo padece.

Productos químicos. Los tintes, las planchas para alisar o rizar el pelo pueden considerarse complementos imprescindibles para lucir un cabello bonito a corto plazo, pero un uso abusivo de ellos puede dañar el cabello a largo plazo. «Las mujeres que observen que su cabello ya no está tan sano deberían pararse a pensar en el tipo de productos que se aplican a diario en el cabello, para evitar usarlos y no siga produciendo más daño», puntualizó la experta.

fuente El Sol

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here