Las intensas lluvias provocaron la crecida y desborde de una quebrada de este municipio de Cordillera. El alcalde Marcelo Villagra ordenó una inspección para cuantificar las pérdidas

Las fuertes lluvias que cayeron este jueves provocaron la crecida de la quebrada de Cuevo, situación que afectó a familias de la comunidad de Mandiyúti, distante a 5 kilómetros de este municipio de Cordillera.

El turbión se llevó todo lo que encontró a su paso. Para precautelar su vida cuatro familias tuvieron que ser desplazadas, pero no son las únicas afectadas, confirmó el alcalde de Cuevo, Marcelo Villagra, en contacto telefónico con EL DEBER.

“En la escuela de la comunidad están las familias damnificadas. Lo preocupantes es qué vamos a hacer el día después. Estas cuatro familias se quedaron sin nada”, manifestó.

La lluvia comenzó a caer a las 16:00 de este jueves. Aún no se han cuantificado las pérdidas.  La quebrada de Cuevo es el límite geográfico que divide a Santa Cruz y Chuquisaca,  pasa por el borde de Cuevo y el centro de Mandiyúti.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here