En varias ciudades la fauna se dejó ver.

En el par de lagunas que hay en el condominio Urubó Golf comenzaron a verse capiguaras con más frecuencia. La falta de actividad humana por la cuarentena ha brindado más opciones para que estos roedores gigantes se animen a salir con frecuencia. «Apenas hay un jardinero estos días. Para 200 hectáreas de parque es muy poco, casi nada. Por eso se ven más aves», dice Milton Müller, que vive en el lugar. También pudo fotografiar un tucán que se acercó hasta su ventana y registró a un zorro gris merodeando por la zona, además de varias capiguaras. 

Según Luis Carlos Kinn, directivo de Urubo Golf, “la convivencia con la flora y la fauna del lugar ha sido, es, y será una de las fortalezas de nuestro Country Club. Nuestros clientes y nosotros nos sentimos orgullosos de este vecindario armónico y sustentable”.

En los canales de drenaje se pueden ver pequeños peces. Es habitual que algunos niños utilicen mallas milimétricas para atraparlos. Cuando los canales rebalsan después de una lluvia, hay peces pequeños que pueden ser atrapados incluso en las calles. 

Santa Cruz es un refugio de varias especies. Hay dormideros de murciélagos en la Villa Abraham Telchi (como hace notar el biólogo Huáscar Azurduy) y hay registros de tapacarés que viven en la zona de las lagunas de oxidación. 

En otras partes del mundo la fauna silvestre también ha comenzado a tomar las calles. El tuitero @Mauro publicó fotos de jabalíes por las calles patos silvestres en las fuentes de la ciudad. 

En Venecia (Italia) las aguas se ven más claras debido al escaso movimiento. Al asentarse el sedimento, los peces no solo son más visibles y nadan por más lugares. 

En la ciudad japonesa de Nara, los ciervos sika recorrieron la estación del metro y algunas calles. Un puma en Santiago de Chile dejó los cerros cercanos y se aventuró por las calles desiertas. Lo mismo hicieron grupos de jabalíes en Roma. 

También surgieron algunas imágenes que no corresponden a estas fechas, como el avistamiento de cóndores desde un departamento, los delfines en Cagliari y los elefantes borrachos en China. Sí, 14 de ellos entraron a una granja pero la foto en la que dos aparecen dormidos es falsa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here